Viviendo la era de la información

Al momento de realizar un flashback sobre las herramientas tecnológicas que se han incorporado en mí día a día durante los últimos 15 años saltó en mi mente el recuerdo de un momento que mantuvo la preocupación mundial por sus magnas repercusiones informáticas: La llegada del nuevo milenio.

“Para el primer día del año 2000, una gran cantidad de aplicaciones informáticas tendrían problemas de interpretación en el manejo de fechas, debido a que emplean la fecha del año con dos dígitos। Entonces, el año 00 podría ser interpretado como 1900 y no como 2000”. (Chavarry ,1999)

El inevitable caos presentado en un orden que aparentemente ofrecía seguridad, calidad de vida, exactitud, entre otros calificativos, llevo a gastar más de “600 mil millones de dólares a nivel mundial” para lograr reestablecer el equilibrio.

Superada la zozobra del descontrol de las aplicaciones informáticas, en ciertos procesos de mi vida se presentaron importantes modificaciones, en la universidad sistematizaron la proyección de asignaturas a cursar, con esto nos libraban de la revisión de largos documentos y códigos para elegir nuestro horario de clases, el nuevo software hacía por nosotros la revisión de tiempos para que no se cruzaran las clases, calculaba el número de créditos permitidos para cursar, y además era el espacio para la publicación de notas con sus porcentajes y sumatorias finales suprimiendo el papeleo. El website también fue renovado, la base de datos de la biblioteca cambió, en fin…Todo fue optimizado!

Está claro que el manejo de información requiere un ritmo más acelerado que la vida misma, pues los avances tecnológicos jalonan los procesos con su complejidad y exigen que cada vez se enfatice más y se precise una ruta, más no un punto de llegada. Aun no tenemos claro si estos beneficios que gozamos, el modus vivendi que la sociedad de la información ofrece y la evolución que alcanzamos a pasos agigantados son saludables para nosotros como individuos autónomos, pues si bien tenemos garantizado un desarrollo global y lazos permanentes con el mundo, no existe la convicción de una sociedad justa, moral y sin exclusión.

“Las redes informáticas interactivas crecen de modo exponencial, creando nuevas formas y canales de comunicación, y dando forma a la vida a la vez que ésta les da forma a ellas. Los cambios sociales son tan espectaculares como los procesos de transformación tecnológicos y económicos”(Castells, 1997) En esta afirmación el autor deja por sentado la medida de la evolución que venimos experimentando a cada instante, como cuando presenciamos en pocos años la metamorfosis del teléfono de cordón al inalámbrico, luego el gran celular simple que ha tenido tantos derivados hasta el actual 3.5G que nos permite hacer las video llamadas y otras tantas actividades simultaneas.

El volumen de la inmersión en nuestra cotidianidad de la revolución tecnológica de la información, se muestra en ocasiones superior al de las relaciones interpersonales, pues hoy ya no nos preocupa la lejanía física del otro mientras estemos dotados de las últimas piezas electrónicas para mantenernos en contacto y ofrecernos la seguridad necesaria cuando se trata de relaciones Y/o negociaciones con extraños. EJ: E-mail, Programas P2P (Ares), redes sociales (facebook), Chats, mercados virtuales, sucursales bancarias virtuales, Paypal, E-learning, etc.

Esta claro que lo que hoy es nuevo y nos impresiona por sus avances, mañana fácilmente se convierte en un artefacto obsoleto e inútil। Cuando surge una tecnología de impacto social masivo esta de inmediato marca la formación de una nueva economía, establece patrones de comportamiento y se sumerge en el imaginario del usuario alienándolo o mejor formándole la ilusión de ser la herramienta que siempre estuvo esperando.

Con la educación sucede igual, aun recuerdo el momento en que estuve en mi primera clase de edición de video con un equipo análogo, teníamos que dividirnos en grupos para poder atender las instrucciones del profesor y a el le correspondía repetir y repetir el mismo discurso a los grupos que rotaban। El año siguiente la Universidad adquirió equipos de edición no lineal, esto significó la abolición de los recién aprendidos métodos, nuevamente el docente planeó el modo de brindarnos sus instrucciones sin hacer tan notable la emoción que experimentaba, porque al igual que nosotros él también estaba encontrándose con una forma más sencilla de hacer las cosas y con mejores resultados.

Sin duda alguna las NTIC “hacen la vida más cómoda”, aunque en ciertas ocaciones presenten algún tipo de bloqueo, daño, o interferencia, estos son completamente aceptables por su misma naturaleza। Aún así, considero que estás herramientas han sido los vínculos que a través de los años me han acercado a los otros, haciendo posible intercambiar experiencias, informaciones, sentir, negociar, producir más, aprender, divertirme, almacenar, etc, con la rapidez que ha requerido el momento.

En el presente me encuentro completamente inmersa en un mundo tecnológico y por ende multicultural, cada una de las actividades que ejecuto en mi trabajo depende de un sistema tecnológico, desde el momento en que ingreso debo marcar mi entrada a través de un sistema infrarrojo, y en adelante: conexión a una red, intercambio de información con personas de diferentes orígenes, llamadas telefónicas etc.

Aunque me cueste un poco reconocerlo la mayor parte de mis relaciones sociales están mediatizadas, estoy lejos y a la vez estoy cerca de mis seres queridos, pero felizmente tengo varias alternativas para mantenerme enterada de lo que sucede con ellos y el resto del mundo। Es mi realidad y por más que intente negarla mi entorno me revela que cada día asisto al mundo de la “tecnociencia” (Echeverría, 2003)

Para concluir retomo un fragmento del llamamiento a la comunidad internacional consignado en el compromiso de Túnez, para enfatizar en la esperanza que sigo conservando aun siendo testigo de la desigualdad y la dificultad de lograr una transformación significativa en los sistemas de gobierno de nuestros países, ya que este compromiso por si mismo representa un gran avance, pues no es tan frecuente abrir espacios para construir un discurso común que lance llamados para el verdadero cambio.

“Nos esforzaremos sin tregua, por tanto, en promover el acceso universal, ubicuo, equitativo y asequible a las TIC, incluidos el diseño universal y las tecnologías auxiliares para todos, con atención especial a los discapacitados, en todas partes, con objeto de garantizar una distribución más uniforme de sus beneficios entre las sociedades y dentro de cada una de ellas, y de reducir la brecha digital a fin de crear oportunidades digitales para todos y beneficiarse del potencial que brindan las TIC para el desarrollo”. (Compromiso de Túnez, #18, 2005).

Bibliografía.

-Castells, Manuel (1995). La ciudad informacional: tecnologías de la información, reestructuración económica y el proceso urbano-regional Alianza Editorial, Madrid.-
-Castells, Manuel (1997). La era de la información Tomo I, Economía, Sociedad y Cultura.
-Chavarri, César. (1999) Revista tributemos Año 7 N° 74, Marzo. PROYECTO AÑO 2000, El reto del nuevo milenio.
http://www.sunat.gob.pe/publicaciones/revistaTributemos/tribut74/informa1.htm
-Compromiso de Túnez. (2005) Cumbre mundial sobre la sociedad de la información. http://www.itu.int/wsis/docs2/tunis/off/7-es.html
-Echeverría, Javier. (2003). La revolución Tecnocientífica, Fondo de cultura Económica, Madrid.
Gros, Begoña (2004) De cómo la tecnología no logra integrarse en la escuela a menos que ... cambie la escuela. Jornadas Espiral, Barcelona.
-Levis, Diego; Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (2004): "Modelo para armar” en Signo y Pensamiento nº 44, Bogotá.
-Morín, Edgar (1999) Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. UNESCO.
-Pérez Tornero, José Manuel. (2000). “Las escuelas y la enseñanza en la sociedad de la información”, en Pérez Tornero, J.M (compilador). Comunicación y educación en la sociedad de la información, Barcelona, Paidós,
-Pons, Juan de Pablo (2008) Algunas reflexiones sobre las tecnologías digitales y su impacto social y educativo. Sevilla.

¿Qué es Loquendo o Text Aloud ?



Es un programa muy útil que utiliza síntesis de voz para convertir textos en audio hablado en diversos idioma। Además permite que las lecturas se conviertan en pistas de audio (MP3, Wav o WMA) lo que facilita el seguimiento de las lecturas mientras los textos son repetidos a través del reproductor de un computador, Ipod o cualquier otro reproductor de audio.

Text Aloud permite realizar cambios dentro un mismo documento de modo que parezca una conversación, también es muy útil para aquellos que no saben o no pueden leer.


Para descargar gratis este programa ingrese a: http://www.xthedaniex.com/2009/02/textaloud-voces-loquendo.html ahí también encontrará las voces en español। Es necesario descargar la Voz español Jorge y atender a la indicación que aparece en el archivo leeme।txt de esta carpeta para el correcto funcionamiento de Loquendo।

¿Como Funciona Loquendo?

1. Abrir el programa desde el acceso directo (TextAloud) que deja por defecto en el escritorio al momento de la instalación.
2. Click en opción Read eBooks aloud.
3. Si el texto esta si está en Word o PDF se puede exportar al cuadro de lectura pulsando el botón Open, si está publicado en un web site se copia el texto del sitio y se pega en el cuadro.
4. Pulse el botón Speak.
5. Para convertirlo a pista de audio primero colóquele un nombre en la casilla Title y luego pulse el botón To file que aparece en la parte superior, automáticamente se guardará en formato (wav) en mis documentos.
6. Si desea modificar el formato a MP3 o WMA, cambiar la carpeta de destino, el tiempo de pausas, etc. Ingrese a: Options/ Voice and file options/File options.
Recomendación: Si desea realizar conversiones (de texto a pista de audio) consecutivas, al finalizar cada una debe pulsar el botón Delete, cerrar el programa y abrirlo nuevamente para continuar con la siguiente.